Plataforma Pobreza CERO-Gran Canaria moviliza contra la Deuda Externa

Sábado 13 de octubre de 2007

12 de octubre: Participación de Asociaciones de Inmigrantes y Plataforma Pobreza 0 en el Día de la Interculturalidad para luchar contra el racismo y el neocolonialismo de la «Fiesta Nacional»: Lectura del Manifiesto, Pasacalles, Batucada y Acto denuncia contra Unión Fenosa en la Plaza del Pilar, Guanarteme (Las Palmas de Gran Canaria).

Club Prensa Canaria: «¿Quién debe a quién? Abolir la Deuda Externa y reconocer nuestra Deuda Ecológica»

Entrevista en La Provincia (Diario de Las Palmas) sobre la conferencia de la campaña ¿Quién debe a quién? en el Club Prensa Canaria sobre la ´deuda ecológica´.

La Universidad de Las Palmas de Gran Canaria organiza una Semana Universitaria por la Erradicación de la Pobreza

archipielagonoticias - El diario digital participativo de Canarias: “España debe una cifra incalculable a los países sobre los que mantiene una deuda externa”

La cara oscura de los agrocombustibles

COMUNICADO- MANIFIESTO

“LA DEUDA EXTERNA-ETERNA DEL EMPOBRECIMIENTO”

En el mes de Octubre, de la semana del 14 al 21, numerosas organizaciones en todo el mundo, van emprender una serie de acciones e iniciativas por la abolición de la llamada deuda externa, que padecen los países del Sur del planeta y contra el empobrecimiento (miseria, hambre…) de los mismos, a causa, entre otros factores, de esta deuda (una de las fechas significativas de esta semana es, sin duda, el 17 Octubre, Dia Mundial para la Erradicación de la Pobreza).

Sin entrar en la historia y datos pormenorizados del fenómeno de la deuda externa, está estudiado y es claro que dicha deuda es, desde muchos puntos de vista, injusta e ilegitima y se opone así a cualquier ética elemental. Una deuda que con sus créditos e intereses desmesurados, usureros y especulativos, concedidos a los países y gobiernos del Sur del planeta, por parte de los gobiernos, instituciones internacionales y empresas u organismo privados del Norte enriquecido, ha supuesto que estos países y pueblos deudores, rembolsen inmensas cantidades de dinero al Norte y a dichas instituciones acreedoras. Es decir, el Sur empobrecido ha financiado y financia la gran opulencia y bienestar del Norte por medio de esta deuda, que ya ha pagado- en su montante o suma total- varias (demasiadas) veces: ha pagado muchísimo más de lo que realmente debía; y que para más injusticia, a causa de estos perversos créditos e intereses, cada vez deben más y más, esto es, la deuda de estos pueblos del Sur no para de crecer y aumentar. Es, pues, una deuda que ha pasado a ser constante, permanente, una deuda ETERNA que hipoteca e impide el desarrollo y futuro digno de estos países.

De esta forma, el sistema financiero mundial, con su carácter especulativo y de usura, es una de esas estructuras que, junto a otras como el comercio internacional o el sistema laboral global, está produciendo un autentico robo y expolio de los bienes y recursos de la mayoría de la población del planeta; incluyendo a las muchas personas y familias endeudas del Norte del planeta y de Canarias, que también, aunque en un nivel o grado mucho menor, pasan necesidades por el pago de estos créditos e intereses, como, por ejemplo, los hipotecarios de la vivienda u otros bienes. Este saqueo es, sobre todo, la causa del empobrecimiento y, por tanto, el fondo del fenómeno la inmigración.

Dicha rapiña o desfalco global tiene, pues, como principales responsables a las grandes empresas multinacionales y corporaciones financieras-bancarias, con la complicidad y sumisión de los gobiernos del Norte. Unos bienes y recursos, que en vez de servir para cubrir las grandes e inhumanas necesidades que sufren estos pueblos empobrecidos, para evitar la miseria o hambre y su muerte de incontables personas, van destinados a enriquecer cada vez más a estas instituciones y gobiernos, tanto del Norte como también del Sur del planeta, a través de estos mecanismos de desigualdad y exclusión mundial, como son dichas finanzas internacionales y el pago de su deuda.

Además, estos créditos, la mayoría de las veces, sirvieron y sirven para enriquecer a gobiernos y gobernantes corruptos del Sur del planeta, puestos y mantenidos, en muchos casos, por estos poderes económicos y políticos del Norte; de esta forma, la población de dichos países del Sur nunca disfrutó y se benefició de esos créditos, pero si soportan la enorme carga y coste, de todo tipo, que supone pagar la deuda: la misma dignidad y vida de muchísimas personas, en especial de los niño/as.

En definitiva, somos los países y, sobre todo, los gobiernos, instituciones u organismos y empresas del Norte, los que les debemos a ellos: tenemos contraída con estos países y pueblos empobrecidos, una deuda histórica, moral o ética, social, cultural, ecológica…, ya que durante demasiado tiempo les hemos estado expoliando y arrebatando toda clase de bienes y recursos, le hemos negado y expropiado su vida, dignidad y derechos; por tanto, ha llegado la hora de que le restituyamos todo esta gran deuda pendiente de humanidad y desarrollo integral, que le devolvamos a estos pueblos su capacidad o derecho de gestionar y protagonizar su vida y su futuro digno.

Por todo lo dicho anteriormente, MANIFESTAMOS Y EXIGIMOS a los gobiernos, instituciones, organismos y autoridades, tanto a nivel local y estatal, como internacional o global:

- La inmediata cancelación o anulación total, global (integra) de esta supuesta deuda contraída con toda clase de gobiernos, organismos e instituciones, empresas…, ya sean públicas o privadas. De no abolirse la misma, es totalmente legítimo y ético que estos pueblos y países ejerzan su derecho a negarse permanentemente, para siempre, al pago de esta pretendida deuda; y cualquier acto o medida de coacción o imposición por parte de estos acreedores, para obligarles o conducirles a pagar estos créditos e intereses, debe considerarse como una acción totalmente injusta e inmoral, porque atenta contra la vida, dignidad y derechos de estos pueblos.

- La restitución o devolución, urgente e imprescindible, de todos estos bienes, recursos, derechos…expoliados de forma injusta, a través de la deuda y su sistema financiero, que tienen que invertirse, de forma transparente y autogestionada por estas poblaciones empobrecidas, en un promoción y desarrollo integral: en educación, cultura, sanidad, empleo, vivienda, infraestructuras, tecnologías, etc. Es decir, se debe saldar la deuda histórica, humana y ética, que tenemos contraída con estas poblaciones, ya que, durante mucho tiempo, se les ha estado oprimiendo, explotando y excluyendo de la vida, dignidad y derechos; esto es y sería realizar la verdadera justicia y desarrollo.

- La eliminación o transformación de este sistema financiero injusto e inmoral, con sus créditos e intereses abusivos o usureros y especulativos, y la implantación de un sistema financiero, bancario y comercial, a nivel internacional o mundial, que sea justo y solidario, que promueva el desarrollo y el empleo de calidad, la igualdad y los derechos, en definitiva, la dignidad de estos pueblos. Se trata así, como aspecto muy importante, de impedir y prevenir que no se cree de nuevo, nunca más, esta castatrofe humanitaria, este verdadero genocidio con sus imnumerables victimas, que ha causado este sistema económico y financiero global, con su deuda inhumana, injusta e ilegetima

Nos jugamos en todo esto, la vida y talla humana-ética de toda una generación que, según la capacidad y responsabilidad de cada uno, por primera vez en la historia de la humanidad puede (y por tanto debe) acabar con el empobrecimiento, la miseria y el hambre en el mundo; y que de no hacerlo, caería en una ceguera moral, impropia de la responsabilidad, vergüenza y dignidad, correspondiente a cada ser humano. La memoria y voz de las víctimas y excluidos de la historia sigue resonando, para que saldemos y restituyamos la deuda o derechos, la justicia, que les debemos, que tenemos pendiente con ello/as: ya que esta sí que nunca prescribe y nunca está saldada del todo.